lunes, 27 de julio de 2015

¿Cómo celebrar una boda en verano y no morir en el intento?

Este año mi pareja y yo estamos invitados a 6 bodas y... si, alguna cae en verano. La verdad es que, al menos yo, tengo un problema muy grave: la parte del cuerpo que más me suda es la cabeza, con lo que para cualquier evento en donde haga un poco de calor, peinado y maquillaje tiene que ser waterproof mínimo ¡un desastre!

Aunque, me parece que este año no voy a ser la única, menudas "olas de calor" estamos teniendo. Yo lo llamaría más cambio climático que nos quiere derretir pero... Lo dejamos en ola de calor.

Por lo tanto, ¿qué hacer cuando tenemos una boda en verano? Pues, por mucho que sea un Evento muy Happy, os dejo con Bárbara y su punto de vista.

"Julio es uno de los meses más bonitos y habituales para celebrar una boda, es un hecho. El problema se presenta cuando el vestido lo compramos en invierno y no contábamos con la ola de calor en que estaremos sumergidos el día del enlace.
Por eso, desde el Equipo Happy, os animamos a que abráis la mente y no desechéis la opción de llevar un vestido de novia menos típico.

Empezamos con los vestidos cortos, ligeros y frescos. Son los más sencillos pero también los más cómodos. Estupendos para novias enamoradas de la pista de baile. Te permiten moverte a tu antojo, favorecen mucho y su tela fina ¡no hará que estés deseando que el sol se esconda!

De izquierda a derecha (Paolo Sebastian, Fabiene Alagama y Lianne Nichols)

Lo bueno de esta clase de vestidos es que se pueden personalizar fácilmente. Por ejemplo, puedes darle un toque de color con tus zapatos favoritos, añadirle una cinta de modo que parezca un cinturón o incluso añadirle una prenda encima ¡por si el calor amaina! (recomendación del Equipo Happy: Cazadora Vaquera o una Perfecto)

Si lo que prefieres es un vestido con más volumen pero que mantenga la línea en cuanto a sencillez y movimiento, no te preocupes ¡todo es posible! El tul puede ayudaros mucho en esta ocasión, pero cuidado porque con el calor puede convertirse en una pesadilla. Aquí os enseñamos algunos de nuestros vestidos favoritos:

De izquierda a derecha (Demetrios, Traje vestidos de novia)

Como podéis ver, el volumen de la falda se puede ajustar a vuestro gusto. Otra posible personalización es el largo de la falda, hay quien prefiere a la altura de los talones, otras novias las prefieren por debajo de la rodilla y las más atrevidas por encima.
Recordad mantened el equilibrio entre el largo de la falda y el volumen de la misma.

Para las novias que se niegan a no llevar cola en el vestido más importante de su vida pero que, a su vez, no quieren renunciar a la comodidad de la falda corta, también tenemos solución. Para estas chicas se inventaron... ¡los vestidos asimétricos!

Fuente

¡La variedad de las formas y colores que adoptan los vestidos cortos por delante y largos por detrás es una maravilla!
Puedes encontrarlos en la misma variedad de telas que los vestidos de novia tradicionales, además se adaptan a cualquier lugar en el que vayas a celebrar el evento. El Equipo Happy los recomienda sobre todo para las bodas en plena naturaleza. Aquí os enseñamos el mismo patrón de vestido para las novias que quieran marcar tendencia:

De Izquierda a derecha (aquí y aquí)

Para terminar, ¡vamos a por los vestidos de dos piezas! Se han puesto muy de moda en los últimos años, probablemente por ese estilo tan cómodo y casual. Las novias incluso se atreven a crearlos ellas mismas sin necesidad de acudir a un profesional y les quedan estupendos. Si a esto puedes añadir la reutilización de las piezas para otros eventos genial, ¿no?
Comprobadlo vosotras mismas:

De izquierda a derecha (Carol Hannah, Aquí, Noruba)

Tres modelos totalmente diferentes e igual de especiales. Una falda de gasa combinada con un sencillo body y un cinturón de pedrería precioso. La tela transpirable y el recogido te proporcionarán soltura y confort sin perder elegancia.

Por otro lado, la voluminosa falda amarilla combinada con una camiseta blanca queda perfecta con la estación veraniega. Además, es una falda adaptable en forma, color y longitud ¡una apuesta segura!

Para terminar, el top ibicenco con la falda a  juego resulta ideal para las románticas bodas en la playa. igualmente, la misma forma del vestido resulta agradable y fresca. También encontrarás un sinfín de posibilidades para personalizar el tejido.

Y esto es todo por hoy chicas. ¿Y vosotras Os animaríais con un vestido diferente o preferís sufrir para presumir?

Un abrazo
Bárbara
El Equipo Happy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!

Blogging tips
Blogging tips