lunes, 1 de agosto de 2016

Familia Divorciada

A raíz de nuestra situación actual camino de la #bodahappychispas, nos hemos encontrado con un pequeño problema.

Todos en este planeta tenemos una situación familiar especial. Y seguro que alguno de nosotros tiene en si familia o conoce a algún matrimonio divorciado. Pero... ¿qué haces cuando los tienes que invitar a las dos partes a un evento?

Si ambas familias se llevan estupendamente ¡problema resuelto! Si por el contrario, no pueden ni verse, viene lo complicado.

En primer lugar, lo necesario es reunirse con cada uno de ellos por separado y explicarles la situación. Normalmente, esto sucede por un evento importante, véase una boda, bautizo o comunión, ya que los cumpleaños puedes celebrarlos por separado. Por eso, meses antes (mejor un tiempo largo) te reúnes con ellos y les das la invitación advirtiéndoles de la presencia del otro.

Si son educados, mantendrán su sonrisa congelada en la cara (cual emoticono) y contará hasta 10 mientras piensa en diferentes formas de tortura. Si no lo son... mejor llevad tapones en los oídos y hartaros de paciencia.

Ante esto pueden ocurrir dos situaciones:
  1. Que uno de los dos decida no venir.
  2. Que ambos quieran ir.
  3. Que ninguno de los dos quiera ir.
La situación una y tres son las idílicas. Os evitarán miles de problemas y malas vibraciones.
Sin embargo, si la situación que se da es la dos. Debemos de tener varios planes de contingencia.


Otra opción es amenazarlos con llamarles a un taxi si se portan mal... Yo ya la he usado.

¿Tenéis alternativas? ¿Habéis estado en alguna situación como ésta?

Un beso
Marta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!

Blogging tips
Blogging tips